lunes, enero 30, 2012

Hoy... que se yo!

Empecemos con que hay gente que ni decide la ropa que se va a poner durante el día. Es grave. Porque la oficina exige corbata y ellos no quieren pero lo hacen. La ropa es un detalle. Cambiando un detalle todo puede cambiar. Imaginemos que un oficinista dice: "A partir de hoy no voy al trabajo en corbata". Pierde el empleo. Eso es bueno, una sola decisión de un mínimo detalle cambia todo. Al hombre le gusta jugar al ping-pong. Ahora viene la pregunta. Porqué este hombre hacía eso? Porque obtenía algo a cambio; osea, estaba mirando en lo que podía recibir y no en lo que podía dar. Cuánto podía dar trabajando como oficinista (que no le gustaba, solamente miraba el beneficio) ese hombre? 40%. Pero si jugara al ping-pong... Cuánto podría dar? Mínimo 98%. Es tan simple como eso; mirar en cuanto uno puede llegar a dar...
Solamente cambiando un detalle. Después está que (estos) quieren el sueldo por mes en contribución por sus vidas perdidas... Después juegan a la lotería a ver si se pueden "salvar".

Si trabajas para subsistir, nunca podrás trabajar en lo tuyo...